¿Que es el Internet de las Cosas (IoT)?

Internet de las Cosas

Desde hace casi una década hemos escuchado hablar del Internet de las Cosas (Internet of Things o IoT, por su significado en inglés), pero ¿Qué significa esto? El Internet de las Cosas es un concepto algo abstracto que en su nombre ilustra perfectamente la idea que trata de representar: cosas cotidianas que se conectan a Internet. Aunque en realidad, significa mucho más que eso.

Los fundamentos en que esto se basa, no son concepciones totalmente nuevos. Desde hace un poco más de tres décadas la ciencia y la tecnología vienen trabajando con la idea de hacer algo más interactivos los objetos de uso cotidiano. Es decir, que el Internet llegue a todos lados. No solamente a los teléfonos inteligentes, tabletas, computadoras, televisores o consolas de videojuegos, sino a otro tipo de objetos.

Esto no se limitaría solamente a electrodomésticos como lavadoras, hornos o frigoríficos con conexión a Internet. Hablamos de lo que en el pasado se concibió como el hogar inteligente o la casa del mañana.

El Internet de las Cosas hace que objetos que antiguamente se conectaban a través de circuitos cerrados, se potencien, como por ejemplo los comunicadores, las cámaras y sensores, entre otros y permite que se comuniquen de forma global por medio del uso de la conexión de Internet.

Si buscamos darle una definición al Internet de las Cosas, lo mejor sería que se trata de una red que interconecta objetos físicos aprovechándose de Internet. Los mencionados objetos se valen de sistemas incluidos en ellos, o lo que es lo mismo, hardware especializado que permite la conectividad a Internet y además posibilita la programación de eventos específicos en función de las tareas que se le asignen remotamente.

¿Cómo funciona el Internet de las Cosas?

Como mencionamos anteriormente, la cuestión está en los sistemas incluidos en los objetos. Se trata de circuitos integrados que, comparados con un teléfono inteligente, podrían parecernos algo rudimentarios, pero que cuentan con todas las herramientas necesarias para cumplir labores especializadas muy específicas.

Gracias al sistema RFID (siglas de Radio Frequency Identification, es decir, “Identificación por Radio Frecuencia”) bastará con incluir un pequeño chip, de pocos milímetros, en cualquier objeto del hogar, del trabajo o de la ciudad, para poder procesar y transmitir información a partir de él de forma constante.

El Internet de las Cosas está formado por los siguientes componentes:

  • Las cosas como tal, que puede ser una nevera, una cocina, un automóvil, una máquina de ensamblaje, prendas de ropa, etc.
  • Hardware y Software básico, que permite la conexión de las cosas a Internet. Estos componentes se denominan microcontroladores SoC (del inglés “System on Chip”, es decir “Sistema en Chip”):
    • Sensores: Los SoC se encargan de obtener información de los sensores de los elementos que los contienen (las cosas) y enviarlos a Internet. Existen sensores de diferentes tipos (temperatura, presión, movimiento, aproximación)
    • Actuadores: A partir de la información que recibe un SoC, éste es el encargado de “disparar” una acción en un actuador, como por ejemplo encender una luz, aumentar la temperatura, permitir el paso de la corriente, etc.
  • Un protocolo de comunicaciones específico para que las cosas puedan enviar y recibir la información para y de Internet.
  • Una capa de aplicación que es la responsable de proporcionar los servicios que el usuario final requiere y permiten la comunicación entre dispositivos.

Internet de las Cosas Sensores

 

Características del Internet de las Cosas

El Internet de las Cosas está basado en la conectividad de dispositivos físicos por medio de Internet con el aprovechamiento de otras tecnologías de la información y la comunicación como por ejemplo la inteligencia artificial (IA), el cual cuenta con un serie de características que mencionamos a continuación:

  • Conectividad: Los dispositivos tienen que conectarse a una red para que puedan interrelacionarse con los usuarios y al mismo tiempo con los otros dispositivos o sistemas. Para ello se valen del uso principalmente de conexiones Wi-Fi (aunque es posible que también utilicen otro tipo de conexiones como Bluetooth o Ethernet).
  • Sensibilidad: A través de los SoC los dispositivos pueden detectar proximidad, temperatura, movimiento y otros parámetros.
  • Interacción: El Internet de las Cosas utiliza una interfaz y sistemas de comunicación que permiten establecer la relación requerida por las personas, los dispositivos y el mundo físico.
  • Seguridad: Los dispositivos se encuentran permanentemente conectados a la red enviando y recibiendo datos, por lo que requieren de medios de seguridad que garanticen la privacidad e integridad de los mismos.

Internet de las cosas app

Ventajas y Desventajas del Internet de las Cosas

Como ventajas y beneficios del IoT podemos destacar:

Acceso a la Información

Se puede acceder fácilmente a datos e información que se encuentren lejos de la ubicación del usuario, en tiempo real. Esto es posible debido a la red de dispositivos existentes, que permite a una persona acceder a cualquier información desde cualquier lugar que se encuentre. Esto hace posible que las personas realicen su trabajo, incluso si no están presentes físicamente.

Comunicación

Es posible que exista una mejor comunicación a través de la red de los dispositivos conectados, lo que hace que esa comunicación sea más transparente y por ello reduce las posibles fallas. Los procesos, en los cuales los dispositivos deben comunicarse entre sí, se hacen más eficaces y producen mejores y más rápidos resultados. Un ejemplo de esos procesos es la maquinaria en una fábrica.

Económico

Como se mencionó anteriormente, la comunicación entre los diferentes dispositivos electrónicos se hace más fácil gracias al Internet de las Cosas. Esto ayuda a las personas en la realización de sus tareas diarias. La transferencia de datos por medio de una red conectada ahorra dinero y tiempo. Una cantidad muy grande de datos cuya transferencia tomaría mucho tiempo, actualmente se puede compartir con mayor rapidez gracias al IoT.

Automatización

Otra de las ventajas del IoT es la automatización, que es la forma de gestionar las tareas cotidianas sin la intervención de las personas. La automatización de tareas en un negocio permite que se aumente la calidad de los servicios y reduce el nivel de intervención humana.

Hablemos algunos aspectos posiblemente negativos:

Privacidad y seguridad

En el mundo tecnológico actual, muchos de los dispositivos que utiliza una persona están conectados a Internet. Esto aumenta el riesgo de robo de cualquier información sensible, lo que representa una verdadera desventaja al momento de compartirla, ya que lo confidencial puede quedar vulnerable y ser fácilmente hackeada por terceros.

Complejidad

Una red diversa que conecta diferentes dispositivos es lo que llamamos Internet de las Cosas. Una sola falla puede afectar todo el sistema. Éste es, sin duda, el aspecto más complicado del IoT, que puede producir un gran impacto.

Reducción de Empleos

Con cada tarea automatizada, la necesidad de trabajo humano se verá drásticamente reducida. Esto tendrá un impacto directo en la tasa de empleo. A medida que avanzamos hacia el futuro del Internet de las Cosas, habrá un declive muy notable en el proceso de contratación de profesionales.

Confianza

Puede que no se note, pero estamos en presencia de un cambio importante en la tecnología y su implementación en la vida diaria. No hay duda que la tecnología está dominando nuestra forma de vivir, reflejando una confiabilidad exagerada de las personas ante ella. En caso de un problema en el sistema, como por ejemplo una infección por malware, hay grandes posibilidades de que todos los dispositivos relacionados se corrompan.

Internet de las Cosas Usos

Usos del Internet de las Cosas

Entre los diferentes usos que tiene el universo IoT destacan:

  • Domótica: Se refiere a la automatización de casas o edificios, interconectando los distintos servicios (luz, agua, calefacción), aparatos (electrodomésticos, termostatos) y otros elementos (cerraduras, grifos) para mejorar la seguridad, la eficiencia energética, y el bienestar de las personas.
  • Automatización y control de procesos de producción: Se utiliza el Internet de las Cosas para mejorar la producción, la fiabilidad y la eficiencia de los productos que se obtienen, así como para su seguimiento en la fábrica, como una parte de la Transformación Digital y la Industria 4.0
  • Transporte y logística: Se basa en el monitoreo de los vehículos, las mercancías, el estado de conservación de estas, así como también en la geolocalización del producto para evitar pérdidas. Por otro lado, en logística se utiliza IoT para calcular la mejor ruta de reparto, así como para gestionar el tráfico.
  • Videovigilancia y seguridad: Se basa en el control de diferentes dispositivos como alarmas inteligentes, sensores de proximidad y de detección temprana de amenazas, por ejemplo, para garantizar la seguridad de una casa, un edificio, un local comercial o una oficina y de esta forma evitar una situación de riesgo.
  • Medicina y cuidado de la salud: Se encargan de medir y detectar variaciones significativas de las constantes vitales de una persona y pueden llegar a suministrar medicamentos. Aunque el público objetivo es el ser humano, también es posible monitorizar la salud de las mascotas.
  • Agricultura, ganadería y silvicultura: Se usan dispositivos de Internet de las Cosas para la automatización de las tareas primordiales en la agricultura y silvicultura como es la detección y control de plagas y enfermedades o la satisfacción de las necesidades de las plantas (abono, riego automático, etc.), así como para la cosecha, indicando el momento óptimo de la recolección. En el caso de los animales, sirven para su seguimiento biométrico y geolocalización, además de poder chequear el estado de salud de los mismos y sus necesidades (alimentación, retirada de abono, etc.).

El auge del Internet de las Cosas se debe a la popularidad de los teléfonos móviles inteligentes y asistentes virtuales, así como a la presencia en el mercado, cada vez mayor, de dispositivos que incorporan dicha tecnología como, electrodomésticos, Smart TV, cámaras de videovigilancia, entre otros.

Deja un comentario